Los 4 Errores En La Gestión De equipos Y Las Claves Para Solucionarlos

Los 4 Errores En La Gestión De equipos Y Las Claves Para Solucionarlos

¿Que levante la mano el que NO quiera tener un equipo de alto rendimiento?.

Seguro que si lanzo esta pregunta en una conferencia repleta de personas, nadie  levantaría la mano .

Lo cierto es que todos somos conscientes de que disponer de equipos de trabajo cohesionados, productivos y capaces es la clave para conseguir los resultados que las empresas necesitan.

Pero la verdad es que a la hora de la verdad  hacemos más bien poco para lograr tener un equipo “ganador”.

Y es que todos queremos lo mejor, pero a menudo estamos tan preocupados por “conseguir los objetivos” que  nos olvidamos justamente de cuidar al equipo que hay detrás y que es en realidad  la clave para conseguir el ansiado objetivo.

¿En qué estamos fallando? ¿Cuales son los errores que cometemos? ¿Estamos valorando la importancia de nuestro mayor activo “las personas?

Los 4 errores más comunes en la gestión de equipos.

Desgraciadamente, aplicamos poco la autocrítica a la hora de analizar el porqué un equipo de trabajo no funciona.

Resulta mucho menos doloroso, “echar la culpa a los demás”, vemos que esta persona comete errores, que la otra tiene conflictos con sus compañeros, que la de más alla “no rinde cómo es debido”.

Pero pocas veces pensamos que hay algo “superior” que puede influir y mucho en el mal resultado de las personas en su puesto de trabajo.

Son muchas las causas de que un equipo de trabajo o uno de sus miembros no esté dando el 100% en su puesto de trabajo.

Y curiosamente, pocas veces este mal resultado es culpa únicamente del trabajador.

Veamos que errores cometemos a la hora de gestionar nuestro equipo de trabajo:

No escuchar al trabajador.

  • No Saber cual es su día a día, sus problemas y dificultades en su puesto de trabajo.
  • No valorar las iniciativas de tus empleados y menospreciar sus aportaciones de valor.

No conocer a tu equipo

  • No saber cómo son y cómo actúan tus trabajadores en el equipo.
  • No ser conscientes de los conflictos que hay entre los miembros, ni aportar soluciones a estos conflictos.

No crear dinámica de equipo.

  • No considerar al equipo como un Todo.
  • Potenciar los individualismos .
  • No motivar al personal ni cohesionar al equipo.
  • No Hacer participes a todos los miembros sobre la evolución del trabajo de cada miembro.
  • No Valorar y premiar el esfuerzo colectivo.
  • No Guiar, asistir y aconsejar a los miembros del equipo sin imponer ni ordenar.

No informar al equipo

  • No comunicarte con tu equipo excepto en caso de necesidad.
  • No explicar por qué hacen lo que hacen.
  • Negar al empleado el conocimiento y funcionamiento de la empresa, más allá de su área de responsabilidad.

Ahora aplica autocrítica:

Intenta responder a estas preguntas con sinceridad, si dudas selecciona el No.

  • ¿Tiene tu empresa , equipos de trabajadores o más bien son grupos de empleados?
  • ¿Estás escuchando y conociendo a tu personal?
  • ¿Estás guiando y motivando a tu equipo?
  • ¿Estás informando a tu equipo sobre la marcha de la empresa?

Las 4 falsas soluciones.

Ahora que ya has hecho el “ejercicio” de ver cómo estás gestionando tu equipo, si has sido sincero, sabrás “Qué tal lo estás haciendo”

En definitiva sabrás, si tienes un Equipo o por el contrario están dirigiendo un Conjunto de trabajadores.

Lo más probable es que si tienes un conjunto de trabajadores, acabes viendo y gestionando sólo individuos.

El gran problema de muchas empresas es que no "hacen Equipo" y sólo gestionan "grupos de individuos" , es por ello, que acaban penalizando las conductas individuales. Clic para tuitear

En efecto, las empresas que no gestionan equipos sino grupos de individuos, acaban teniendo como único instrumento de mejora, actuar sobre el trabajador y no sobre el funcionamiento del equipo.

Por desgracia, esta es la vía más común de actuación utilizada por una gran parte de los empresarios para corregir un mal resultado o carencia en su personal .

Y no digo que no, aveces es necesario.

Pero actuar sobre el individuo, debería ser sólo una via tras agotar otras vías de actuación.

El 90% de los casos serían evitables con una buena gestión de personal.

Reforzar la plantilla con contratación externa

Frecuentemente creemos que la solución para reforzar nuestro equipo consiste en ampliar nuestra plantilla, buscando “fuera” la respuesta a nuestros problemas. Así muchos recurren a la contratación para salvar las “carencias” que existen dentro de sus empresas.

Resultado:

Lo cierto es que el “soplo de aire fresco” que parece aportar a nuestro equipo un profesional competente y eficaz, corre el riesgo de quedarse en “un soplo”:

Si no conseguimos que este profesional “encaje” en el equipo, lo más probable es que cree una fractura aún mayor.

Como resultado: el profesional acaba marchándose al poco tiempo, la plantilla que se queda está aún más desunida y desmotivada.

Sancionar o penalizar al trabajador.

Sancionar de muy diversas formas, es lo que muchos  consideran “necesario” como “toque de atención” hacia la persona o el equipo que no obtiene los resultados esperados.

Hay muchas formas y maneras desde las más informales: “la reprimenda de jefe”, hasta poner en evidencia delante del resto de la plantilla “una mala conducta”, hasta las más impositivas con sanciones de “empleo y sueldo”.

Resultado:

Muchas veces estas sanciones son “efectivas”, lo reconozco consiguen su “objetivo” inmediato, y el trabajador no vuelve a “delinquir” o “anda con pies de plomo”, pero el precio que se paga por ello es muy alto y el daño irreparable: un trabajador desmotivado y “desvinculado “ de por vida con la empresa. ¿Vale la Pena?

Degradar o cambiar al trabajador de puesto.

A veces consideramos que una solución eficaz y rápida es mover la ficha del tablero.

“Si un trabajador no hace bien su trabajo, no estará capacitado”.

Así que optamos por lo más rápido, asignar esa tarea a otro miembro del equipo y asignar al trabajador tareas más “a su nivel”.

Resultado:

Cumplimos  el objetivo “realizar la tarea” pero otra vez, prescindimos del daño moral que puede causar en la persona que le apartemos de sus responsabilidades.

Despedir al trabajador .

Si una persona “no rinde”, es decir, consideramos que los resultados obtenidos no son los esperados, no siempre como último “recurso” decidimos prescindir de esta persona.

Resultado:

Costos para la empresa del despido y de la contratación y formación del nuevo profesional. Además del manifiesto “malestar” que en la plantilla causa el “efecto-despido”.

Si no atacamos el foco del problema , cambiando algo más que varias pies, pronto estaremos igual que antes o peor.

Las consecuencias de la mala gestión

Las consecuencias de la mala gestión del personal, te pueden hacer desaprovechar el potencial de tu equipo e incurrir en gastos innecesarios.

Estas son algunas de las consecuencias inmediatas:

  • Baja productividad por:
    • Baja motivación de los trabajadores.
    • Miedo o desconfianza del trabajador hacia la empresa.
  • Falta de propuesta de valor por :
    • Escasa implicación del personal en la misión y visión de la empresa.
    • Falta de alineación con los objetivos empresariales.
    • Desinterés por los resultados y la buena marcha de la empresa.

La conclusión es que el Potencial del equipo está “infrautilizado” y los costes para la empresa son más altos.

Las soluciones Correctas: Empieza a cambiar tu gestión de personal.

Primero de todo, si quieres que las cosas cambien, comienza cambiando tu percepción de tus empleados y piensa en ellos como colaboradores.

Pásate de la gestión de “grupos de trabajadores o Departamentos ” a la gestión de equipos de los “de verdad”.

Reunirte con tu equipo

Realiza reuniones periódicas individuales y grupales.

  • Elabora un calendario de reuniones .
  • Siempre el mismo día y si puedes a la misma hora.
  • Fija una periodicidad dependiendo del trabajo a realizar.
  • No aplaces ni pospongan tus reuniones.

Organiza reuniones productivas y no pérdidas de tiempo.

  • Elabora un orden del día dado.
  • Fija un tiempo cerrado.
  • Acota los tiempos de intervención por miembro.
  • Toma nota de asuntos complejos que requieran un posterior seguimiento.
Los 4 Errores En La Gestión De equipos Y Las Claves Para Solucionarlos

Evalúa y conoce a cada miembro de tu equipo

Evalúa su trabajo , conoce que hace, a que se enfrenta.

  • Haz seguimiento de su trabajo.
  • Está atento para escuchar sus dudas y receptivo para plantear una solución.
  • Toma nota de sus opiniones : pregúntale que haría él y cómo solucionaria el problema.
  • Valora su iniciativa y toma nota , analiza si es factible o no y comunícaselo.
  • Premia su esfuerzo, agradece.

Conoce en profundidad a la persona detrás del trabajador.

  • Sus inquietudes, deseos, aspiraciones..
  • Su formación y experiencia antes de ser parte de tu equipo.
  • Sus habilidades.
  • Su carácter.
  • Sus puntos fuertes y débiles.

Crea equipo

Define las reglas del juego

  • Define los objetivos y las metas y comunícalo a tu equipo.
  • Crea procedimientos de trabajo claros, consensúa, discute y aprueba estos procedimientos con todo el equipo.
  • Clarifica los roles y responsabilidades de cada miembro. Que todos sepan en “que dirección remar”, y cual es su papel dentro del equipo.
  • Adapta siempre que puedas, las funciones de cada miembro a su carácter y personalidad. Tus colaboradores deben sentirse cómodos en su papel.

Implica a los miembros del equipo en el resultado global.

  • Haz que tu equipo funcione de forma autónoma, cohesionados como un todo.
  • Delega y deja libertad para ejecutar las tareas.
  • Empodera a tu equipo en conseguir entre todos los objetivos.
  • Confia en la fuerza del equipo y fomenta la colaboración entre sus miembros.

Crea Empresa

Crea empresa

  • Haz que tu equipo conozca la Misión, visión y valores de tu empresa.
  • Informa a tu equipo del plan estratégico y los objetivos de la empresa.
  • Involucra a tu equipo en la cultura empresarial.
  • Fomenta la polivalencia y la formación de tus empleados.
  • Fomenta eventos que unan a todos los empleados y transmitan la importancia de su papel dentro de la empresa

Informa a tu equipo de la marcha de la empresa

  • Informa a tu equipo de las inversiones, nuevos productos o servicios y acciones relevantes en la actividad de la empresa.
  • Comunica cambios de procedimientos, funciones o personal relevantes para la empresa.
  • Informa sobre los resultados de la empresa e involucra a tu equipo en su mejora.

¿Tienes una política de Recursos Humanos?

Muchas veces los problemas que tenemos a nivel de los equipos de trabajo vienen de la cultura inculcada en el seno de la empresa.

Si la empresa no está poniendo en valor a las personas, con políticas activas de recursos humanos, es complicado conseguir que estos valores estén dentro del seno de la organización. Mucho menos que lleguen a los equipos de trabajo.

Analiza si en tu organización puede darse alguna de estas causas o más de una:

  • Falta de información de la organización sobre las noticias y datos relevantes de la empresa.
  • Falta de comunicación en la cadena de mando entre subordinados y responsables.
  • Falta de conocimiento del equipo y sus profesionales por parte de los responsables.
  • Escaso interés por parte de la empresa por el desarrollo profesional de sus empleados.
  • Inexistencia de políticas activas de recursos humanos.
  • Inexistencia de Planes de promoción interna.
  • Inexistencia de Planes de formación.
  • Falta de interés por la iniciativa de los trabajadores, su aportación de valor y su potencial.

Cambiar las políticas de Recursos Humanos, es un pilar básico para Crear Empresa y equipo. 

Si está en tu mano, empieza definiendo una política de recursos humanos positiva que empodere a los trabajadores y premie su iniciativa.

Conclusión

Lograr los objetivos que tienes fijados para tu empresa, no solo depende de ti.

Puedes pensar que tienes el producto perfecto y que has calculado todos los riesgos para conseguir que tu proyecto triunfe. Pero si descuidas lo más importante, la fuerza de tu equipo, corres el riesgo de fracasar.

No olvides que para conseguir tus objetivos no solo tienes que tener la mejor estrategia, sino que además debes contar con los mejores recursos.

Cuida a tu equipo porque es el que te va ayudar a conseguir tus objetivos. La pieza clave para llevar a tu empresa a otro nivel.

Si te ha gustado mi post no dudes en compartir. También te agradeceré tu valoración y comentarios que como sabes son siempre bienvenidos. 

Compartir en las Redes
Los 4 Errores En La Gestión De equipos Y Las Claves Para Solucionarlos
email
Los 4 Errores En La Gestión De equipos Y Las Claves Para Solucionarlos
Facebook
Los 4 Errores En La Gestión De equipos Y Las Claves Para Solucionarlos
Twitter
Los 4 Errores En La Gestión De equipos Y Las Claves Para Solucionarlos
Linkedin

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *