EL diagnóstico financiero: Que es y para que sirve.

Estrategia Finanzas Management

Tu negocio lleva algunos años funcionando y aunque el comienzo fué duro, te has hecho un hueco en el mercado.

Has conseguido, ¡Por fin!, que tus ventas crezcan a buen ritmo.

Pero ¡Atención! Sabes que el crecimiento de tus ventas, no es garantía de salud financiera…

Y desgraciadamente , sin estabilidad financiera no hay crecimiento.

Si quieres crecer con garantías, es vital tomar consciencia de los puntos fuertes y débiles de tu negocio.

Realizar un diagnóstico financiero inicial de tu empresa puede ayudarte a descubrir si tu negocio goza de buena salud o por el contrario, hay «males» que acechan su futuro inminente.

Si quieres saber en qué consiste un diagnóstico financiero, cuándo y cómo hacerlo, sigue leyendo porque este post te interesa.

¿Que es el Diagnóstico financiero?

El Diagnóstico financiero es un informe preliminar, esquemático y resumido de la salud económico-financiera de una empresa basándose en mediciones objetivas de indicadores clave y en la congruencia general de la evolución de los estados financieros.

Este estudio se suele englobar dentro del diagnóstico global del negocio, dónde además de los aspectos económico-financieros, también se analiza la consistencia de los diferentes procesos de negocio de la empresa.

El diagnóstico financiero es una herramienta para la detección «precoz» de «posibles debilidades en tu negocio».

Su objetivo por tanto no es substituir a un análisis económico-financiero en profundidad de tu negocio, sino plantear un informe de «primeras conclusiones objetivas».

Que analizar en el diagnóstico financiero.

Tres son las áreas básicas que debe cubrir un buen diagnóstico financiero:

  • La actividad de la empresa y su Capacidad para generar Beneficios –> Rentabilidad.
  • La capacidad de inversión y la calidad de la financiación de la empresa. –> Equilibrio Financiero.
  • La Capacidad de generar Caja y satisfacer pagos –>Endeudamiento, liquidez y Solvencia.

La Rentabilidad

La rentabilidad mide la relación entre los recursos invertidos (origen) y el beneficio obtenido con estos recursos.

Es decir, cuánto mayor rentabilidad menos tengo que gastar o invertir por cada euro de beneficio.

Si estamos hablando de la rentabilidad de la actividad mediremos la relación entre los ingresos por ventas y los gastos soportados. En general se mide como un porcentaje de margen o beneficio obtenido sobre las ventas.

Existen otros indicadores que miden la rentabilidad de la inversión (ROA) y la rentabilidad sobre fondos propios o para el accionista (ROE). Utilizaremos uno u otro indicador o un conjunto de ellos en función del tipo de empresa y análisis a realizar.

Equilibrio Financiero

El equilibrio financiero mide la integridad y coherencia entre los recursos de la empresa y la fuente con la que se han obtenido.

Se trata de evaluar la adecuada relación entre la exigibilidad de la financiación y el grado de liquidez de las inversiones, con la intención de detectar posibles problemas en la capacidad de la empresa para hacer frente a sus obligaciones en el plazo requerido.

Por lo tanto, con este análisis mediremos el fondo de maniobra de la empresa y los indicadores de actividad (plazo medio de cobro, pago y stocks) necesarios para valorar el ciclo financiero de la empresa (tiempo que pasa entre que se invierte un euro hasta que se recupera con la venta).

Endeudamiento, liquidez y solvencia

La capacidad de la empresa para atender a sus pagos y generar cash está íntimamente vinculada con el equilibrio económico y financiero de la empresa y su capacidad para generar beneficios.

Se trata de medir cómo de saneada se encuentra tu empresa, su autonomía financiera, y su capacidad para generar cash.

Cuanto más endeudada esté una empresa mayor será su cargar financiera, y menor su beneficio. Cuanto más desequilibrados estén los ciclos de cobro y pago mayores serán las necesidades de financiación y menor será la liquidez.

La autonomía financiera se mide por el grado de liquidez de los recursos en el corto plazo pero también por la óptima utilización y gestión de ellos, con el fin de evitar recursos ociosos (es decir excesos de tesorería).

Indicadores clave que pueden analizarse son el nivel de endeudamiento, la calidad del endeudamiento, la solvencia, la liquidez o la liquidez inmediata (acid test)

¿Quien realiza el diagnóstico financiero?

Depende del tamaño de tu empresa, y de los recursos internos de que dispongas , puedes optar por realizar internamente este diagnóstico, siendo el responsable Financiero o de control de Gestión, el encargado de esa tarea, o puedes encargar esta tarea a un consultor externo experto en gestión financiera y de negocio.

¿Cuando tienes que realizar uno?

El diagnóstico financiero se puede realizar por iniciativa propia o a petición de terceros.

En el primer caso, la iniciativa surge de la necesidad interna de conocer el estado financiero de la empresa ante la sospecha de posibles debilidades. 

En el segundo caso, el diagnóstico se realiza a petición de futuros inversionistas o entidades financieras, cómo paso previo a la decisión de inversión o financiación. En estos casos es habitual que sean los propios agentes los que realicen o subcontraten este diagnóstico.

Pero sin duda la forma más interesante de diagnosticar la salud financiera de la empresa, es integrar esta información sensible en el cuadro de mando interno, analizando de forma periódica y planificada las finanzas de tu empresa.

Etapas de realización del Diagnóstico financiero

Antes de emitir cualquier diagnóstico, es vital recoger toda la información relevante para emitir un diagnóstico preliminar.

Fase 1: Datos generales

Cuando el diagnóstico lo hace personal externo, lo primero que va a necesitar es los datos generales de tu empresa, a modo de «ficha de cliente».

Estos datos  sirven para ubicar a tu empresa en el mercado, conocer su actividad, su estatus actual y  poder así enfocar el análisis posterior a la situación concreta de cada empresa.  Es habitual solicitar:

  • Nombre de la empresa y fecha de constitución.
  • Sector y actividad.
  • Tipo y cantidad de Productos vendidos.
  • Plantilla media y estructura interna de la organización.
  • Canal/es de venta y distribución.

Fase 2: Estados financieros

La información económica de la empresa utilizada en el diagnóstico proviene de los estados financieros. En concreto del Balance de situación anual y de la cuenta de explotación.

Depende del objetivo del diagnóstico y de quién lo solicite, se puede exigir que estos estados estén revisados por un experto Auditor. Esto se hace para garantizar la integridad y veracidad de la información.

Se acostumbra a solicitar el último cierre anual o el del mes en curso, y los de los dos años anteriores al actual para el mismo periodo de análisis.

En caso de diagnósticos express,  pueden solicitarte que cumplimentes una plantilla de datos , dónde deberás especificar únicamente los datos financieros requeridos. Evidentemente, en este caso el informe de conclusiones estará condicionado a la exactitud de los datos de entrada.

Fase 3: Analizar datos y definir indicadores.

En esta etapa se analiza los datos de partida tanto generales cómo económicos. Se decide que métricas son relevantes según el tipo de negocio, y se procede a la elaboración del cuadro de diagnóstico.

En esta fase pueden surgir cuestiones que requieran ampliar los datos inicialmente aportados.

Fase 4: Emisión del Diagnóstico

Tras el análisis de la información relevante seleccionada , se emitirá informe (diagnóstico) con las conclusiones alcanzadas en base al análisis de los datos aportados. 

Este informe se puede acompañar de una serie de recomendaciones, y/o propuesta de acciones futuras para minimizar el efecto de los puntos críticos detectados.

Conclusiones

El diagnóstico financiero  es el paso previo necesario para analizar la salud financiera de tu empresa y su capacidad para crecer y generar negocio.

Si tu empresa no está saneada, presentará deficiencias que irán acrecentándose con el tiempo pudiendo tener consecuencias nefastas e irreversibles a largo plazo.

La buena notícia, es que si estos puntos críticos  son detectados y corregidos a tiempo con un adecuado diagnóstico, puedes invertir fácilmente el proceso y parar la rueda que podría haber llevado a tu empresa a una situación crítica.

Si necesitas la experiencia de un experto,  no dudes en contactarme puedo ayudarte..

Si te ha gustado mi post no dudes en compartir. También te agradeceré tu valoración y comentarios que como sabes son siempre bienvenidos. 

2 comentarios sobre «EL diagnóstico financiero: Que es y para que sirve.»

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

3 × tres =